Día 4: Adiós forzoso

Esta es una de las páginas más vergonzosas y dolorosas que escribo de nuestra historia, no por ti, sino que por mi, por mi manera de actuar tan descarada, lo que deseo más en esta noche no es hablar de mi, sino que ponerme en tu posición, lo que debiste de sentir aquellos días yo te fallaba como novio, un tiempo en el cual más necesitaste de mi cariño, y te lo negué, un tiempo en el cual me avergüenzo de haberte transmitido mis males y rencores, porque tu jamás tuviste la culpa, al contrario, eras tu la que mas se merecía un amor fuerte, que supiera escucharte y ayudarte, que te ayudase a crecer como la excelente persona que eres, con mucha tristeza escribo estas palabras en esta noche, porque imagino el dolor que debiste de pasar sin justa razón, solo puedo imaginar el dolor que sentiste, no solo por lo que te decía, sino porque también te fallaba como persona, y no hay excusa valida para mis actos, realmente todo fue mi culpa, como hubiese deseado comprenderme a mí mismo mucho antes de conocerte, para que jamás hubieses tenido que pasar por todo ese dolor, porque era en esos momentos cuando más debía de tomar tu mano, y darte un abrazo muy pero muy fuerte, esta fue la etapa, en la cual merecías lo mejor de mi.

“Separarnos era lo mejor”,  creo que eso fue lo que a ambos se nos vino a la mente, yo tenía que arreglar mis problemas personales solos, mientras que tu debías de alejarte de mi, porque no merecía tu cariño y ternura, ese día fue cuando decidimos dejar de hablarnos por el MSN, a veces me parezco a ti, cuando lloro, no quiero que nadie más me vea llorar y llorar en el silencio de mi cama, después de que habíamos decidido dejarnos de hablar, esa misma noche me puse a llorar en mi cama, y por alguna razón, mientras escribo este post, me encuentro conmigo mismo llorando, como aquella noche de ese día, no por mi, sino por ti, porque ha sido hasta tanto tiempo después, que me pongo a pensar en el mal hombre que fui para ti, quisiera seguir realmente hablando de ese día, de esos tiempos, pero eso sería revivir una herida que no quiero hacer, porque se lo tanto que te dolió, y creeme, que esa es una de las cosas por las cuales más me arrepiento, porque nunca fue tu culpa, tu merecías que yo te diese mi amor y ternura, porque tu has sido una mujer excelente para mi persona, te has preocupado por mi, te preocupabas por mi en esos días, mucho tiempo después lo vine a entender, no merezco tu perdón por lo sucedido en esos tiempos.

Decir adiós nunca es fácil para dos personas en este mundo que buscaron la felicidad uno con el otro, era imposible para mi no estar triste sabiendo que te alejabas de mi, me era imposible, no seguirte queriendo con cada uno de mis pedasitos de corazón,  me era imposible dejar de pensar en ti cada instante en el que pensaba que ya no te tendría, no poder hablar contigo, sentía tristeza sin poder entenderlo, solo sabía que te iba a extrañar, sentir que tu partida dejaba un vacío en mi, un vacío que nadie más que tu podías llenar, un vacío, que solo quería que tu llenases, con un abrazo, con un beso.

dia 4 copia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s